4 claves para diseñar tu huerta en casa

Valeria Churba, licenciada en Ambiente y especialista en huertas urbanas, recomienda que, antes de comenzar a meter las manos en la tierra, tengamos en claro cuál es la motivación o el objetivo que nos proponemos cumplir con la huerta. “Tener este punto es clave, ya que los puede ayudar mucho a dar cada paso con más claridad y seguridad”.

Para organizar los cultivos y el diseño de la huerta urbana -explica Valeria- se deberán tener en cuenta algunos puntos que, muchas veces, son limitantes a resolver para armar nuestra huerta:

1. Sol disponible para la huerta

Este punto se refiere al requerimiento más importante de la huerta, ya que una huerta sin sol no va a funcionar bien. Es importante que el lugar que elijas para empezar a cultivar cuente por lo menos con 3 horas de sol. Si tiene 6 o 7 horas, ¡mucho mejor!

Todo lo que se necesita para arrancar a armar una huerta serán tierra, semillas y un contenedor.

2. Espacio disponible para la huerta

Empezá de a poco, siempre hay tiempo para agrandarse y es mejor dar pasos chiquitos, pero seguros. La elección del lugar va a tener que ver con el sol, pero también hay que pensar otros detalles…

La huerta urbana es una huerta que se adapta al balcón, al patio y la terraza. Se hace en macetas, cajones o en lo que tenemos disponible para contener nuestras plantas.

En general, estos espacios ya están ocupados con otras cosas y usos, pero hay que pensar cómo hacerle un lugar: hay cultivos que pueden ocupar un pequeño espacio en una maceta ya en uso, hortalizas que pueden ser cultivadas de forma vertical en paredes, aromáticas que pueden ser colgadas en macetas de barandas.

¡Punto importante! Si vas a empezar con algo mediano o grande, chequeá tener una fuente de agua cercana.

Melón y sandía, algunas de las opciones para sembrar en noviembre.

3. Presupuesto disponible para la huerta

¿Qué necesitás para hacer una huerta? Básicamente, un contenedor, tierra y semillas. El contenedor lo podés hacer a partir de una gran variedad de materiales reutilizables: baldes, cajones de verdulería y otros muchos materiales, siempre y cuando tengan drenaje.

¡Podés comprar nuestras semillas o conseguirlas en forma gratuita en el municipio de tu localidad o instituciones del INTA. 

Siempre hay un vecino o un familiar que tiene semillas para compartir o intercambiar.

El punto que nos va a hacer invertir sí o sí es la tierra. La huerta requiere un sustrato suelto, con estructura, abonado… Y el mejor generalmente para empezar está en el vivero (si no tenés jardín con tierra). Si tenés tierra, podés simplemente agregarle compost (un 30/40%).

Una vez que demos el primer paso, el aprendizaje es día a día y se da de manera natural. A medida que pasa el tiempo, si sos organizado y planificado, ya no necesitás seguir invirtiendo en la huerta, a menos que decidas agrandarla.

“Todos podemos tener una huerta urbana, siempre que tengamos una mínima entrada de luz solar y algo de ingenio para optimizar el espacio”, asegura Valeria Churba.

4. Tiempo disponible para dedicarle a la huerta

La huerta orgánica o agroecológica requiere trabajo y el trabajo lleva tiempo. ¡Pero no te asustes, con un par de horas a la semana suele alcanzar! Lo que nos lleva nuevamente al punto dos: ¡empezá de a poco!

Para más información sobre un cultivo en particular, resolver alguna duda o comprar el kit de semillas podes comunicarte con nosotros a través de nuestro whatsapp +54 9 264 458-9105, también podes escribirnos a ventas@fecoagro.com.ar

Abrir chat
1
Contáctanos por whatsapp!!!
Hola, en qué podemos ayudarte?