Recomendaciones para el uso eficiente del agua en la huerta

Mejorar el manejo del recurso y aumentar la eficiencia de riego, son algunas de las pautas que brindan los profesionales del INTA Patagonia Norte para asegurar la producción de alimentos en un contexto de crisis hídrica y altas temperaturas.

Por INTA Bariloche

En esta época del año, el riego es un factor clave para obtener buenos rendimientos. En un contexto de escasez hídrica y altas temperaturas, es indispensable gestionar el agua para mejorar su eficiencia y asegurar el normal desarrollo de los cultivos.


La Norpatagonia es una de las zonas más vulnerables a los efectos del cambio climático en la región. En los últimos años, se registró una disminución de las precipitaciones en las altas cuencas sobre la Cordillera, una merma en los caudales de los ríos, una prolongación de los períodos secos y una baja disponibilidad de agua. La situación es de suma relevancia para las comunidades y sus actividades productivas debido a que la mayoría habita en ecosistemas secos y sensibles a los efectos del cambio climático.

Riego por goteo. Una de las técnicas que recomiendan para hacer frente a la emergencia hídrica.

En los últimos años hay una baja en las precipitaciones, merma en los caudales, una prolongación de los períodos secos y baja disponibilidad de agua.

Desde el INTA recomiendan buenas prácticas para el uso del recurso y tecnologías como la recolección de agua de lluvia, la implementación de sistemas de riego por goteo y uso de mulch o cobertura vegetal, a fin de mantener la humedad del suelo.

“En los cultivos de autoconsumo es clave que reciban agua en cantidad suficiente y con una frecuencia adecuada según la época del año, el tipo de suelo y la especie”, explicaron los profesionales del INTA Zapala, Chos Malal y Picun Leufú.

Recomiendan que para hacer un buen uso del agua en la huerta familiar agroecológica, es necesario incorporar al suelo materia orgánica como guanos, compost, restos vegetales secos, u otras enmiendas orgánicas, ya que mejoran la entrada y la capacidad de retención de agua en el suelo.

Invernadero o tunel. La mejor opción para conservar la humedad en cultivos de invierno.

Otro aspecto a tener en cuenta es la utilización de “semillas locales” de hortalizas y frutas que son producidas en la zona, están adaptadas al clima de la región y tienen más posibilidades de desarrollarse en ambientes áridos.


Asimismo, se aconseja mantener el suelo en producción con cobertura de hojas y pasto seco –mantilo–, para retener el agua y reducir el crecimiento de malezas que también consumen agua y compiten con las hortalizas.

“En los cultivos de autoconsumo es clave que el agua suficiente y con una frecuencia adecuada según la época, el suelo y la especie”

Profesionales del INTA Zapala, Chos Malal y Picun Leufú.

Con el mismo fin y para evitar la evapotranspiración de los cultivos, una buena opción es armar techos con ramas, media sombra o tela arpillera para proteger las plantas y el suelo de la exposición directa al sol del verano.


A propósito de la ubicación de la huerta, es importante que las parcelas cultivadas estén próximas a las cortinas vegetales o cercos vivos que funcionan de protección y permiten disminuir el efecto del viento y evitar la pérdida de agua por evaporación.

Zonas áridas y distantes. El riego por goteo es una excelente solución ante la escases de agua.

Para las siembras de otoño-invierno, es conveniente construir microtúneles e invernaderos porque generan un clima con mayor humedad y menor necesidad de riego.
Respecto al riego, desde INTA proponen la adopción de sistemas más eficientes como el riego por goteo que ofrece un gran ahorro de agua en comparación con otros métodos. Es importante regar en los momentos del día en que las condiciones ambientales son favorables. En el verano recomiendan regar a primera mañana o al atardecer, porque hay menor radiación y evaporación.


Por último, es necesario tener en cuenta que la cantidad de agua adecuada para los cultivos varía en función del estado de crecimiento. Para ello, hay que considerar que en hortalizas de fruto es necesario asegurar abundante agua durante la floración.

Se recomiendan los sistemas más eficientes como el riego por goteo, que ofrece un gran ahorro de agua en comparación con otros métodos.

Durante el verano se presenta el mayor aporte a la producción anual de la huerta. Algunas especies se cultivan a finales de temporada, como los zapallos o los pimientos, y otros cultivos como las acelgas, zapallitos de tronco, zucchinis, tomates, pepinos se encuentran en plena producción a partir de diciembre.


Asegurar la provisión de agua a los cultivos, no supone aumentar la frecuencia y el volumen del riego, ya que el exceso de humedad también es perjudicial, provoca la aparición de enfermedades y deteriora la calidad y el sabor de los productos. Por el contrario, una gestión adecuada del agua en el proceso de producción de cultivos, permitirá utilizarla y aprovecharla mejor en la huerta.

Fuente: rionegro.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*

Abrir chat
1
Contáctanos por whatsapp!!!
Hola, en qué podemos ayudarte?