Que es el compost?, como hacerlo, que usar y que no!

Compostar significa someter la materia orgánica a un proceso de transformación natural hasta obtener el compost (abono orgánico), ya que además de su función como fertilizante, mejora la estructura del suelo aportando materiales o nutrientes que pueden faltar.

Este abono orgánico puede usarse para abonar el jardín, el huerto, …

Si pienses que para compostar necesitabas tener un jardín, tenemos buenas noticias, puedes comenzar donde sea. Si vives en un departamento, solo necesitas una bolsa o un bote para basura. Si eres afortunado de tener un jardín o terraza, comienza en un montón de tierra o en un hoyo. La puedes hacer en una caja de madera.

Prepara el lugar

Jardín: seleccione un lugar seco con sombra, pero con acceso a una fuente de agua y cava un hoyo. El tamaño dependerá de la cantidad de composta que vas a hacer.

Dentro de casa: selecciona un tacho o recipiente de basura del tamaño de la composta que piensas hacer. Haz perforaciones de menos de un centímetro en la parte inferior y a los lados del mismo. Coloca el recipiente dentro de otro de mayor tamaño, separado por un ladrillo en la parte inferior. Esto ayudará a la ventilación. Rodea el ladrillo con una capa de madera, y ramitas. Envuelve el recipiente que contiene la composta para mantenerla caliente.

¿Cómo empezar?

1º: En la capa inferior debes colocar ramas y trozos de madera, esto ayudará a la ventilación.

2º: Alterna las capas de desecho de jardín con los restos de comida, colocando una capa de tierra entre ellas. Mantén húmeda la mezcla y revuelvela cada dos semanas.

3º: Cubre la composta con lona o tapa para mantenerla húmeda y caliente.

La basura diaria que se genera en los hogares contiene un 40% de materia orgánica, que puede ser reciclada y retornada a la tierra en forma de humus para las plantas y cultivos.

De cada 100kg de basura orgánica se obtienen 30 kg de compost.

¿Qué se puede compostar?

Sin problemas:

  • Restos de cocina y del hogar.
  • Restos crudos de verduras y frutas.
  • Poso de café y té, filtro incluido.
  • Bolsitas de infusiones (atención con las grapas metálicas).
  • Flores, ramos marchitos y plantas.
  • Pelos, uñas.
  • Viruta y cenizas de madera no tratada.
  • Cáscaras de huevo.
  • Restos de jardinería y huerta.
  • Restos de poda de árboles, arbustos y matorrales (troceado previamente).
  • Poda de césped.
  • Hojas secas.
  • Restos de la cosecha de verduras y de flores.
  • Fruta caída.

En poca cantidad:

  • Piel de plátano y cítricos.
  • Papel de cocina y toallitas de papel, hueveras de cartón.
  • Papel de periódico (sin impresión a color) y cartón ondulado.
  • Aserrín, sólo de madera (no de aglomerados).
  • Hojas secas de castaño, nogal, roble y encina.
  • Aceite de aliñar.

¿Qué no se puede compostar?

  • Pescado, carne y huesos.
  • Restos de comidas preparadas (pastas, sopas, salsas…).
  • Grandes cantidades de pan, copos de cereales.
  • Grandes cantidades de tomates podridos.

Estos restos también se descomponen, pero atraen insectos y animales indeseados. Su descomposición conlleva a generación de olores desagradables por la fermentación.

  • Vidrio, metales, plásticos, etc…
  • Aceites fritos.
  • Productos químicos de cualquier tipo.
  • Medicamentos.
  • Pinturas, esmaltes, aceites sintéticos.
  • Pilas.
  • Cenizas de carbón o cualquier otro material que no sea madera
  • Restos de barrer
  • El contenido de los sacos de la aspiradora
  • Papel de periódico impreso en color
  • Mezclas de materiales: pañales, tetrabriks, etc…

¿Cómo mezclar los elementos?

Siempre hay que mezclar los restos que se depositan. No hay que hacer capas de materiales, tiene que verse todo bien mezclado. Esto se hace sólo cuando se deposita una cantidad significante de material, como por ejemplo el césped cortado o un montón de hojas secas.

Si se desea conseguir un compost equilibrado y de calidad, conviene mezclar la misma cantidad de restos ricos en nitrógeno, “verde” (restos de cocina, hojas verdes, césped recién cortado, plantas del huerto o jardín, etc.) que de restos secos ricos en carbono, “marrón” (hojas secas, paja, aserrín, ramas trituradas, piñas, etc.).

Si se depositan cada día pequeñas cantidades de materia orgánica, basta con mezclar los restos dentro del compostador una vez por semana y sólo por la capa superior donde se hayan depositado los últimos restos. Una buena forma de remover los restos podría ser, por ejemplo, con un aireador o una horca para airear los restos.

Abrir chat
1
Contáctanos por whatsapp!!!
Hola, en qué podemos ayudarte?