Qué es el Acolchado o Mulching?

Acolchado, es el término utilizado en jardinería y agricultura para referirse a la cubierta protectora que se extiende sobre el suelo, principalmente para modificar los efectos del clima local.

Es una técnica muy usada en los huertos ecológicos porque protege a los cultivos y al suelo, además de otros muchos beneficios que veremos más adelante.

¿Qué es el mulching o acolchado?

El mulching es una técnica con la que se protege el suelo mediante una cobertura que hace de barrera física y evita que salgan las malas hierbas. Consiste en poner sobre la superficie del suelo, alrededor de las plantas, una capa que puede ser de diversos materiales (orgánicos o inorgánicos) que impida pasar la luz al suelo y que lo protege de los cambios bruscos de temperatura y de la erosión.

Si lo que te interesa es montar en tu patio o jardín un huerto ecológico presta atención a este artículo, pues el acolchado del terreno es una técnica muy recomendada en agricultura ecológica o y cumple muchas funciones, además del control de malas hierbas.

Tipos de acolchados

Los materiales que pueden utilizarse para la capa de acolchado son muy variados y pueden ser tanto naturales (orgánicos o inertes) como sintéticos:

  • Paja y heno: mejoran mucho la aireación y la humedad del suelo; además de que, a largo plazo,  aportan gran cantidad de humus. A pesar de esto, es conveniente añadir al suelo algo de abono orgánico si se utiliza este tipo de material de cobertura, ya que su descomposición es muy lenta y el material no es rico en nitrógeno.
  • Helechos: características similares a las de la paja pero se descompone más rápido.
  • Serrín
  • Corteza desmenuzada: o la adquieres directamente ya preparada para su uso como acolchado o debes compostarla o bien almacenarla durante varios meses antes de su colocación para que desprenda la resina.
  • Restos de poda triturados
  • Hierba o césped cortado: muy nutritivo para el suelo y, por tanto, para las plantas. Es un material de cobertura barato y eficaz. En este caso debes tener en cuenta que el espesor no deberá superar los 5 cm porque si la capa es muy gruesa no circulará bien el aire y se empezará a descomponer generando demasiado calor que puede dañar las plantas.
  • Hojas secas
  • Grava o arena
  • Papel de periódico
  • Subproductos industriales: cascarilla de arroz, cáscara de cacao…
  • Plásticos:  manejo sencillo (se extienden fácilmente por toda la  superficie) aunque tienen como inconveniente que, si son impermeables, impiden que se filtre el oxígeno y el agua, por lo que hay que dejar espacios libres por donde saldrán las plantas y llegará el agua al suelo (en este caso, lo mejor es regar por goteo o por otro sistema de riego localizado). 
  • Plásticos biodegradables: una vez en el suelo, el plástico se va degradando poco a poco. Es más cómodo porque nos ahorramos tener que quitarlo al final de la temporada.
  • Alfombras viejas y otros materiales textiles: fácil manejo pero sin la desventaja de la impermeabilidad que tienen los plásticos. Ambos pueden usarse también como base para colocar encima una capa de mulching de materiales sueltos.

El acolchado o mulching con materiales secos y ligeros (paja, helechos, heno, serrín…) es conveniente para tierras «pesadas» que tienden a compactarse.

Los materiales húmedos de rápida descomposición (césped cortado, hojas…) son ideales para climas más húmedos. Pero en estos casos hay que tener en cuenta que la capa de acolchado o mulching debe renovarse a menudo y que debe ser delgada para evitar la compactación y favorecer la aireación.

Beneficios

  • Ayuda a controlar las malas hierbas, dificultando su crecimiento.
  • Protege el sustrato y a los microorganismos beneficiosos que viven en él frente a inclemencias climáticas como quemaduras por el sol, variaciones bruscas de temperatura, erosión por el viento, lluvia intensa que puede provocar encharcamientos…
  • Ayuda a mantener la temperatura adecuada en las raíces, conservando el calor en invierno y el frescor en verano.
  • Reduce la pérdida de agua por evaporación y proporciona sombra al suelo, ambas cosas ayudan a mantener la humedad del sustrato y, por tanto, el mulching permite ahorrar agua.
  • Si se utilizan materiales orgánicos como componentes del acolchado o mulching, se colabora con la fertilización del sustrato ya que, a largo plazo, acabarán por descomponerse e incorporarse al suelo aumentando la cantidad de humus.
  • Aumenta la biodiversidad y la actividad biológica gracias al aumento de la población microbiana en el suelo.

Cómo y cuándo utilizar el acolchado

Lo mejor es instalar el acolchado cuando el suelo esté húmedo y no demasiado frío: el otoño o la primavera son los mejores momentos para hacerlo.

Deberás extenderlo con el suelo libre de malas hierbas, por lo que conviene que primero elimines manualmente las que ves y que realices una escarda o laboreo del terreno para eliminar las que no ves.

El espesor de la capa de mulching deberá ser suficiente para asegurar que las semillas de malas hierbas que caen en el terreno no puedan llegar al sustrato y echar raíces, y para que las semillas que están ya en el sustrato no puedan germinar o nazcan muy débiles. Para conseguir esto, el espesor deberá ser uniforme y de unos 4-5 centímetros como mínimo. Pero…¡tampoco hay que pasarse! Si el espesor de la capa de acolchado es demasiado grande, esto puede perjudicar al drenaje y se pueden producir encharcamientos porque el agua no se infiltre bien en el suelo: no pases de los 10 cm. Cuanto más ligero, seco y aireado (con huecos) sea el material usado, mayor deberá ser el espesor de la capa.

Si el material del acolchado o mulching está formado por partículas orgánicas debes tener evitar triturarlas demasiado, ya que si  son muy finas se descompondrán rápidamente convirtiéndose en humus, y la capa de mulching pasará de ser una barrera a ser el sustrato perfecto para que se asienten las malas hierbas cuando las semillas caigan al suelo (ya que suelen ser menos exigentes que nuestros cultivos).

A pedido de nuestros seguidores compartimos este video sobre el acolchado o también conocido como mulching, como aplicarlo en tu huerto, las grandes ventajas que nos ofrece y los tipos de acolchado que existen.

No lo dudes y mejora la calidad de tu suelo y tu huerta con la práctica del acolchar.

Fuentes consultadas: agrohuerto.com y La Huerta de Iván.

Abrir chat
1
Contáctanos por whatsapp!!!
Hola, en qué podemos ayudarte?