Cultivo orgánico de verano

Cultivo orgánico de verano

La época cálida del año es ideal para cultivar una gran cantidad de especies en nuestra huerta orgánica. Sólo basta conocer cuáles son las especies más adecuadas y tomar algunas sencillas precauciones.

Cada una de las hortalizas que podemos cultivar en nuestra huerta orgánica tiene su época de desarrollo.

Lo anterior se debe a que cada planta tiene diferentes requerimientos de temperatura, humedad y tolerancia al frío o calor. Por eso, las especies que requieren temperaturas elevadas para desarrollarse, serán más adecuadas para un cultivo orgánico de verano.

Algunas plantas que poseen características adecuadas para su cultivo en verano son la albahaca, berenjena, calabaza, calabacín, tomate, melón y maíz dulce (choclo).

Además existen muchos tipos de hortalizas que pueden ser cultivadas a lo largo de todo el año, como por ejemplo la lechuga, acelga, apio, zanahoria, remolacha y perejil.

Durante el verano será necesario regar frecuentemente. Lo ideal es que sea todos los días, preferentemente durante la tarde o muy temprano en la mañana, ya que el riego en las horas de más calor y radiación solar (alrededor del mediodía) puede dañar a las plantas.

En algunos lugares puede ser necesario regar dos o tres veces al día, dependiendo de las condiciones climáticas y de las especies cultivadas.

Si vivimos en un lugar donde el calor es demasiado intenso, una buena alternativa para proteger a las plantas de las altas temperaturas es cubrirlas con techos de ramas, arpilleras o tela de media sombra.
Fuente: http://www.innatia.com