Abonos verdes de invierno

Abonos verdes de invierno

Los abonos verdes de invierno se plantan temprano, a la salida del verano, otoño o ya entrando el invierno con el propósito de obtener ventajas de las características de estos cultivos y ser aprovechados por las plantaciones hortícolas comerciales que serán instalados en la primavera verano.

Hay dos cultivos que tienen especial relevancia: uno de ellos es la alfalfa (Imagen 2), leguminosa plurianual que puede ser instalada en dos épocas del año, otoño y primavera, y que es un excelente acondicionador del suelo y otro es el trigo que debido al corto período que requiere para desarrollarse y cubrir el suelo, permite ubicarlo en cortos períodos de barbecho si las temperaturas lo permiten. Los cultivos que se detallan a continuación son aquellos que siendo utilizados a nivel comercial, incluyen gramíneas, básicamente cultivos cerealeros y leguminosas importantes como pasturas anuales: avena negra, avena común, trigo, cebada, trébol rojo, vicias, nabo forrajero, arveja forrajera, haba, etc.

abonos verdes (7)

Cultivo de Alfalfa como abono verde. San Juan – Iglesia (Fecoagro de San Juan, 2016)


Las gramíneas más usadas se destacan por la exploración de nutrientes, especialmente por el nitrógeno dejado por los cultivos anteriores, reducción o prevención de la erosión, producción de gran cantidad de residuos y adición de materia orgánica al suelo. Suprimen además malezas.

Características de los abonos verdes

Los abonos verdes deben tener un desarrollo rápido, y a su vez producir una buena cantidad de materia seca. Debe poseer más hojas que tallos, de tal forma que su descomposición sea rápida. También que se adapte a varios tipos de suelos, utilizando pocos nutrimentos de este para su crecimiento.

Una característica fundamental de los abonos verdes es que debe ser preferentemente una planta fijadora de Nitrógeno.

Se sugiere además que posean semillas de tamaño medio (1000 a 1500 semillas/kg.), aptas para germinar en suelo preparado convencionalmente, permeables al agua, lo que facilita la germinación; como así también ser especies que produzcan plántulas robustas, capaces de soportar la inclemencia del tiempo y no ser plantas trepadoras, principalmente si fueran de ciclo perenne.

Beneficios al suelo:

  •  Aporta materia orgánica al suelo
  • Libera nutrientes durante su mineralización.
  • Disminuye la lixiviación de nutrimentos.
  • Transfiere nutrimentos del subsuelo a la capa arable.
  • Aumenta el rendimiento del cultivo debido al aporte de nutrientes.
  •  Mejora la Estructura, CIC, CRH y la aireación del suelo.
  •  Disminuye la Erosión y aumenta la agregación del suelo.
  • Mejora la fauna microbiana edafica.
  • Ayuda a corregir el PH.
  • Ayuda a controlar Malezas, plagas y enfermedades.

 TIPOS DE ABONOS VERDES DE INVIERNO

Las gramíneas

Las gramíneas tienen más carbono, esto implica que la mineralización es más lenta dando como resultado un residuo que perdura más en el tiempo. Con la madurez de la planta aumenta la relación C:N y eso implica que es más difícil de mineralizar y que los nutrientes se encuentren menos disponibles para el cultivo subsiguiente. Las gramíneas tienen entre 2-3% de nitrógeno antes de la floración y entre 1,5-2,5% luego de esta etapa.

También las gramíneas tienen la capacidad de tomar el nitrógeno del cultivo anterior y a medida que madura, este nitrógeno estará menos disponible para cultivos subsiguientes.

Se produce una cantidad grande de residuos, que contribuye a prevenir la erosión y suprimir malezas, cuando es dejado en la superficie del suelo. Pese a no ser fuente de nitrógeno estas son capaces de realizar un aporte. Es importante balancear la cantidad de residuo y la posibilidad de inmovilizar nitrógeno.

Las mezclas de gramíneas y leguminosas ayudan a disminuir la inmovilización proveyendo un buen control de erosión y un mayor aporte de materia seca.

Trigo (Triticum aestivum)

El Trigo es una gramínea invernal, con tolerancia a las bajas temperaturas, siendo sensible a la falta o excesos  pronunciados de humedad. En cuanto a los requerimientos edáficos, se  adapta bien a los suelos pobremente drenados mejor que la cebada y la avena, siendo una ventaja importante.

Con respecto  a la  fertilidad, requiere suelos con fertilidad media, con pH de 5,5 – 7,5,  aunque no tolera la acidez.  La principal función del trigo usado como abono verde es prevenir la erosión, suprimir malezas, reciclar excesos de nutrientes y adicionar materia orgánica. En cuanto a la supresión de las malezas, lo hace por competencia del agua y nutrientes, siendo muy competitivo hacia la primavera.

Otra característica de importancia que nos puede proveer el trigo es la capacidad de generar Materia Seca, es una fuente importante de residuos, deja entre 10 a 12 ton/ha de MS.

A la hora de sembrar no es muy laborioso, se debe sembrar al voleo colocando una cantidad de semillas que van de los 100 a los 120 kg /ha.

Imagen 4 – Cultivo de Trigo para ensayo como abono verde – (FECO Agro de San Juan, 2015)

Cultivo de Trigo para ensayo como abono verde. Fecoagro de San Juan, 2015

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *